Se trata de uno de los dos parques nacionales de Saskatchewan, provincia del oeste de Canadá. Es un excelente lugar para dejar atrás el estrés y vivir lo que es una pradera conservada. En el parque nacional Grasslands hay innumerables actividades para realizar: un safari por la pradera, cabalgar detrás del ganado a campo abierto, practicar senderismo, vivir aventuras con remos y disfrutar de alojamientos únicos.