Ubicado en el departamento de León, Nicaragua, el Cerro Negro es un volcán que ofrece un excelente abanico turístico: un entorno natural sorprendente, la posibilidad de subir y descender un cono volcánico y apreciar su cráter, así como una estructura de tirolesa para los visitantes. Los más aventureros pueden probar el sandboarding, el cual permite descender por las cenizas negras del volcán montados en una tabla.